Europas

Asistiendo al funeral de un amigo pensé que solo hay tres formas dignas de ser despedido definitivamente. El primero es ser incinerado en una pira junto al mar. Como Patrocio, el amigo de Aquiles. La segunda es al estilo de los Windsor, aunque toda la gaita y trompetas tienen mucho que ver con una superproducción de la televisión de la BBC. Y la tercera es al estilo vaticano, aunque prefiero la liturgia bizantina y las formas rotundas de las iglesias ortodoxas. En cuanto a los sonidos bizantinos y ortodoxos, le debo mucho a mi amigo Manel Nin, monje benedictino y actualmente exarca de los católicos de rito bizantino, que vive en Atenas.

Sigue leyendo…




Acceder

¿Olvidaste la contraseña?

Registrate gratis

Si ya tenés cuenta ingresá.